Synopsis

CONTACTED, cuenta la historia de los establecimientos huaoranis de Bameno y Boanamo, ubicados en las profundidades de la selva tropical del Amazonas en Ecuador. A través de los ojos de Varial*, el artista, explorador y director, la película se enfoca en la familia Baihua, una comunidad de no más de cien personas, y cuenta las crónicas de sus actividades diarias incluyendo desde la caza hasta las ceremonias rituales. También lanza una mirada critica sobre la idea del "contacto" que revela los muchos cambios que han sufrido tanto la infraestructura como como la superestructura de esta y otras comunidades indígenas desde la llegada de los primeros misioneros en la década de 1950 y que también hace una llamada hacia las responsabilidades que nosotros en las llamadas sociedades "desarrolladas" tenemos con respecto a estas últimas tribus indígenas autónomas que aún permanecen y a la destrucción de su territorio prístino. Ante esto, en su segunda película, Varial desafía una vez más la imagen mental de ese mundo a la cual nos aferramos de manera dogmática.





Crédits

DIRECTOR y CINEMATÓGRAFO Varial* Cédric Houin
GUIÓN Varial*, Cyril Lochon, Bianca Laliberté
PRODUCCIÓN Varial*Studio, Victorine Sentilhes, Andresa Nunes
COLABORACIÓN ESPECIAL ARSENAL Montréal – Contemporary Art
DELEGADA DE PRODUCCIÓN Victorine Sentilhes
EDICIÓN Cyril Lochon
MÚSICA ORIGINAL David Drury
PRODUCTORES ASOCIADOS Cyril Lochon, David Drury, Pierre Trahan



Expositions



TRIBUS CONTACTADAS - la familia Baihua
A Multiplateform Art Journey
Película - Instalaciones - Fotografía - Música - Libro

La historia del pueblo de Bameno es una de un lugar donde los hombres viven en comunidad, y donde múltiples formas de animales y plantas se integran para formar un microcosmos exuberante. La gente huaorani, perteneciente al clan Kamperi, está entre las comunidades indígenas del Amazonas. Se encuentran en el centro de una lucha que lleva siglos para proteger el Amazonas, a su propio territorio, el OMÉ y a su modo de vida. Sin embargo, la naturaleza de esta lucha ha cambiado como lo han hecho también las relaciones entre la historia de esta familia y la del mundo exterior.

La lucha de la familia Baihua (al que también se le llamará el Clan Kamperi en este proyecto —cuyo chamán mayor es Kemperi Baihua), la última tribu huaorani que vive en su propio entorno ancestral, forma parte de una lucha aún más grande: la de los pueblos indígenas de todo el mundo. Existen aproximadamente 370 millones de personas indígenas en el mundo. La mayoría de su tierra natal ha sido devastada por actividades industriales como la tala de árboles, la minería, la explotación petrolera, el turismo en masa etc., y siguen estando sujetos a agresivas presiones. Su resistencia contribuye a la conservación de las áreas naturales de la Tierra. Y en este sentido, dar testimonio de su difícil situación puede fortalecer la causa de la protección medioambiental de todo el mundo.

diaria de la familia Baihua se deriva de su estado de "tribu contactada". Buscamos entender contra quién o contra qué se hace esta lucha y cómo la naturaleza de esta lucha está transformando el modo de vida del clan Kamperi. Las fuentes de archivos que se pusieron a nuestra disposición nos demuestran claramente que las representaciones en los medios de comunicación del clan Kamperi de los huaorani perpetúan un mito: que ellos son "no contactados", o en otras palabras, "primitivos" como se describe en el canal NBC, gente que vive a la misma velocidad y con los mismos medios que lo hicieron los hombres de la prehistoria, que encuentran continuidad en una forma pura de esencialismo. "Ellos están más cerca de la edad de piedra que de la era moderna", según la periodista Ann Curry.

Las imágenes que hemos filmado ilustran el alcance de los cambios en la vida de la tribu que han tenido lugar iniciando con su primer contacto con el mundo occidental. La cámara revela la presencia y uso de los objetos occidentales (televisiones, computadoras, radios, rifles, ropa, calzado, embarcaciones de motor, etc.) contrastados con las prácticas tradicionales, ancestrales (la caza y pesca comunitaria y sus técnicas, el chamanismo, etc.) y el uso de objetos tradicionales (lanzas, pistolas de aire, arcos y flechas, viviendas, canoas y otras herramientas). La vida del clan Kamperi está enfocada tanto en el mantenimiento de un estilo de vida tradicional como en la inclusión de nuevas prácticas de orígenes "occidentales". De nuestra parte, negamos perpetuar el mito del hombre primitivo, ya que reduce las cuestiones reales en lo que respecta a los huaorani a un mero espectáculo.

El principal problema es, indudablemente, uno de territorio: el "OMÉ". Este territorio está en gran peligro por el estado actual de los asuntos económicos y políticos en Ecuador: el gobierno no está haciendo nada para contrarrestar la destrucción territorial por empresas petroleras y otras industrias. Los huaorani se ven afectados diariamente por las decisiones políticas que se toman a nivel nacional e internacional y quieren limitar los efectos adversos de tales decisiones. Estamos absolutamente seguros que su estilo de vida tradicional ha ya iniciado un lento proceso de desintegración. Están trabajando para proteger su territorio y defender sus tradiciones y cultura.

Los huaorani ya no defienden su territorio con pistolas de aire como en otros tiempos. Ahora entienden cómo hacer uso de las imágenes fotográficas, cómo ahorrar cantidades mínimas de dinero, cuál es la naturaleza y para qué sirve el turismo y cómo utilizar las herramientas "occidentales" como las armas para defensa estratégica. Comprenden la importancia de quién usa o aparece en los medios digitales y de televisión, modos de expresión inherentes a una nueva arena virtual compartida. En una serie de entrevistas, Penti, el jefe del poblado, explica lo que el considera que son los principales problemas dentro de su territorio. En conjunto, estos videos aparecen como una repetición incesante del mismo mensaje vital: los miembros del clan Kamperi quieren proteger su territorio para llevar una vida en libertad.

La inteligencia de los miembros del clan se vuelve evidente. Sus acciones surgen de la necesidad de que su inteligencia se reconozca como la inteligencia de la necesidad. Tienen una increíble capacidad de reconciliación y aceptación de las condiciones inherentes a su situación. Adoptan aspectos de nuestro idioma y modo de vida a pesar de los peligros a su propio estilo de vida, el cual conservan con una tenacidad feroz. Pero la lucha de los huaorani, en su forma actual, requerirá la adquisición de nuevas armas para enfrentar nuevos adversarios (por ejemplo, los titanes industriales y de la comunicación). Las representaciones dramáticas de su cultura y el turismo son algunas de las armas nuevas y más importantes en el arsenal del clan Kamperi. La conservación de los rituales tradicionales se ha vuelto una necesidad conforme las representaciones turísticas de la cultura del clan se han vuelto importantes para el turismo local. El turismo es ahora la principal fuente de ingresos, y algunos de sus miembros dejan la selva para ir a la ciudad y estudiar en las escuelas de turismo ecuatorianas.

¡Las cuidadosas consideraciones de las dramatizaciones de la cultura del clan deben incluir una reflexión sobre los efectos causados por dichas prácticas! Podemos, como ellos, preguntar si su impacto es positivo, pero ¿cómo podemos estar seguros? De hecho, esta estrategia dirigida a fortalecer la comunidad también tiene el efecto de transformarla a través de la incorporación de objetos y técnicas de origen "extranjero" y de la llegada de cada vez más forasteros. Esta situación, mientras por un lado crea nuevas oportunidades, por otro crea un nuevo frente de preocupaciones.

Tal estado de las cosas nos obliga a buscar nuevos horizontes de pensamiento. ¿Puede una representación del "otro" en realidad hacer justicia a la realidad, a la realidad de ese "otro"? No estamos intentando obtener una perspectiva exclusiva de los huaorani, sino más bien compartir en el tipo de discurso y visión que son inherentes al proceso creativo. ¿Podría el arte ayudar respecto a esto? En realidad, el intercambio es parte de una visión de prácticas documentales que se llevarán a cabo para y por los huaorani. Las cámaras y las computadoras son tecnologías que ya han establecido su presencia en el territorio Bameno. ¿Cómo puede el uso de dichas tecnologías por los lugareños crear un tipo de simbiosis con nuestro propio uso de las mismas tecnologías, dentro del contexto de producir este mismo contenido? Del mismo modo, Internet tal vez muy pronto estará disponible en la ciudad de Bameno, un acontecimiento que abrirá todo un mundo de posibilidades.











Mensaje de Penti Baihua, hijo de Awa Baihua, jefe Bameno y coordinador de Ome Gompote Kiwigimoni Huaorani

Mi nombre es Penti Baihua. Mi pueblo, los huaorani, ha vivido en la selva tropical del Amazonas, en el territorio conocido como Yasuni, desde antes de la llegada de los pueblos europeos a América, desde antes de que el país de Ecuador fuera creado. Llamamos a la selva tropical 'omede'. La cuidamos porque ella nos da todo: alimento, agua, medicamentos, refugio, y más. Nos da vida y nuestro modo de vida. Sin la selva, nuestra supervivencia no sería posible. .

Mi padre es Ahua. Es un gran guerrero. Defendió nuestro territorio Huaorani con lanzas. Ahora debo defender nuestro territorio y la selva, omede, con documentos y con la ley, hablando español y viajando como el águila arpía a muchos lugares lejanos.

engo dos cosas muy importantes que decir:

Lo primero que quiero decir es que el petróleo ubicado en el lugar conocido como 'ITT', y en toda el área ahora conocida como 'La Zona Intangible', debe permanecer en la tierra. (La Zona Intangible es un área de 758,051 hectáreas de bosque en la región Yasuni, que el gobierno ha designado como un área de conservación y que está fuera de los límites de las empresas petroleras y de tala de árboles desde 1999. Incluye la mayoría de la zona ITT y de otras tierras). El petróleo debe permanecer en la tierra en las zonas ITT y en la Zona Intangible debido a que es nuestro hogar. Si las empresas petroleras destruyen todo el Yasuni, ¿dónde viviremos?

Desde la llegada de la primera empresa petrolera, Texaco (ahora parte de Chevron), el pueblo huaorani ha sufrido innumerables agravios y violaciones a nuestros derechos humanos. Nuestro territorio tradicional ha sido invadido por forasteros que arrasan con los bosques, ahuyentan a los animales y contaminan el agua, el suelo y el aire. Las nuevas enfermedades han atacado e incluso matado a los miembros de nuestras familias. Además, se ha dicho que nuestra cultura huaorani es salvaje y pecaminosa, y que nuestro pueblo debe cambiar y abandonar sus tradiciones y modo de vida.

Pero no queremos que nuestra cultura y vida desaparezcan. En mi comunidad, Bameno, y en otras comunidades en Yasuni, estamos orgullosos de vivir como huaorani, en armonía con nuestro entorno de selva tropical. Queremos que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos continúen disfrutando los beneficios de nuestra cultura y modo de vida. Nuestro chamán, Kemperi, en un mensaje a las personas que viven en los lugares de donde provienen las empresas petroleras, ha explicado por qué no queremos que vengan más empresas petroleras: 'Mi mensaje es que vivimos aquí. Vivimos bien. No deben venir más empresas [petroleras], porque ya hay suficientes de ellas... Muchas empresas quieren entrar, en todos lados. Pero no ayudan; han venido a dañar el bosque. En lugar de salir a cazar, cortan árboles para hacer caminos. En vez de cuidarlo [el bosque], lo destruyen. En donde se establece la empresa, huele desagradable; los animales se ocultan; y cuando aumenta el caudal del río, la yuca y el plátano en las zonas bajas tienen problemas. Respetamos el ambiente en el que vivimos. Nos gustan los turistas porque ellos vienen y luego se van. Cuando vienen las empresas, no se quieren ir. Ahora [la empresa] tiene el hábito de ofrecer muchas cosas; dicen que vienen para hacer negocios, pero luego se convierten en los únicos dueños. Las áreas de nuestro entorno que la empresa ha dejado atrás son lugares a los que no podemos volver. Se han destruido. Debe quedar algo para nosotros. Sin territorio, no podemos vivir. Si ellos destruyen todo, ¿en dónde viviremos? No queremos más empresas ni más caminos. Queremos vivir como los huaorani, queremos que los demás respeten nuestra cultura.'

Lo segundo que quiero decir, y que quiero que todos ustedes entiendan, es que nosotros, los Yasuni huaorani que vivimos en la Zona Intangible, estamos trabajando para defender el bosque y nuestros derechos humanos. Estamos agradecidos que hay una gran preocupación nacional e internacional por Yasuni, que muchas personas quieren proteger la selva tropical que es nuestro hogar. Pero nos preocupa de que tantas personas en las agencias gubernamentales y en organizaciones no gubernamentales quieran negociar y tomar decisiones sobre Yasuni, sin tomarnos en cuenta ni considerar nuestros derechos. Ahora tememos por nuestro derecho de continuar viviendo en libertad, como huaoranis, en nuestras tierras ancestrales.

Mi comunidad, Bameno, comparte la Zona Intangible con otras dos comunidades de los huaorani 'contactados', Bowanamo y Gabaro, y con otras familias que viven en aislamiento voluntario en el bosque. Las tres comunidades de los huaorani 'contactados' (Bameno, Bowanamo y Gabaro) están trabajando en conjunto para proteger el área ITT y toda la Zona Intangible, y por el derecho de nuestros vecinos no contactados para que los dejen en paz. Nos llamamos a nosotros mismos Ome Gompote Kiwigimoni Huaorani. Defendemos nuestro territorio y hemos hecho propuestas específicas al gobierno de Ecuador sobre cómo podemos trabajar en conjunto en la protección de los derechos humanos y del medio ambiente en la Zona Intangible. Hacemos un llamado al gobierno de Ecuador para que escuche nuestra voz y respete nuestros derechos, incluyendo los derechos de nuestra tierra. Les hacemos un llamado para que dejen de enviar a militares y otros funcionarios a nuestro territorio para que vivan con nosotros como policía, o dejen de visitar nuestras comunidades sin nuestro consentimiento.

Por último, invitamos a los representantes del gobierno de Ecuador, al gobierno de Coca, y a otros gobiernos que están presentes el día de hoy, así como a la campaña Yasuni Green Gold y otras ONGs e individuos presentes, que participen en el diálogo con nosotros, las comunidades huaorani locales que estamos luchando por proteger nuestra tierra ancestral.

Agradezco a todos por estar aquí esta noche, y por escuchar mi mensaje a nombre de los Yasuni huaorani que viven en la Zona Intangible, Ome Gompote Kiwigimoni Huaorani."

Fuentes de información






En 2013 Varial* Cédric Houin, fotógrafo y director decidió emprender un viaje a la selva tropical del Amazonas de Ecuador y llegar a las poblaciones huaorani más remotas de Bameno, hogar de algunos de los últimos cazadores y recolectores, cuyo territorio está siendo amenazado por la gran industria petrolera.

Equipado con equipo fotográfico, de video y sonido, viajó por tierra desde la ciudad de Coca y después tomó un viaje de dos días en bote a través del Río Cononaco para llegar a Bameno. Pasó un mes documentando la vida de estos últimos guerreros, ahora prisioneros de las recientes decisiones políticas.

Lo que descubrió durante estas semanas en que convivió con los 80 miembros de la familia Baihua es su nivel de modernidad y adaptabilidad al mundo moderno, así como los cambios reales que enfrentan para proteger su territorio.

Escrito desde un punto de vista íntimo y envolvente, el proyecto celebra la belleza y simplicidad de estas antiguas culturas, que por lo general son desconocidas para el mundo, sin ocultar los problemas modernos que enfrentan estos hombres y mujeres. Lo presenta como una experiencia híbrida, que ofrece a los espectadores una visión diferente de una tribu, a la que erróneamente se cree ya conocer.







Varial and Penti

Varial*, también conocido como Cédric Houin, es un artista visual, director creativo, fotógrafo, cineasta, explorador y músico. Ha sido galardonado con más de 30 premios incluyendo el primer premio en el concurso National Geographic Traveler Photo Contest 2012. Es patrocinado por Nikon Canada y por Impossible Project. El trabajo de Varial* se ha publicado en diversas revistas, periódicos y sitios web incluyendo el New York Times Lens blog, la BBC, el Smithsonian, y National Geographic.

Su película "“Wakhan” " del 2013 sobre el pastoreo de yaks, y las viviendas nómadas de yurta wakhis y kirguises del remoto norte de Afganistan ganó el premio al mejor primer o segundo documental en RVCQ 2014.

Su trayectoria personal ha consistido en una búsqueda continua de la identidad y la expresión individual. Prestando atención a las palabras de su abuela, "Ve a donde quieras, muere donde debas", Cédric comenzó a viajar solo a una corta edad. Sus viajes de profundo auto descubrimiento estaban fuera de la ruta turística y de la red de la modernidad y se sumergió en los paisajes, ecosistemas y culturas más remotos y mágicos. En 2003, se convirtió en Varial*, el artista visual. Durante los últimos 11 años ha puesto en marcha su propio estudio creativo y de imagen en Montreal, colaborando con importantes músicos, diseñadores, centros de arte y festivales.

En 2010, Varial* se dedicó a la exploración y a hacer lo que está en sus manos para crear conciencia en las personas y hacer que les preocupe la diversidad biocultural que está desapareciendo rápidamente en el mundo. Ha presionado de manera provocativa los límites del fotoperiodismo y del cine documental con imágenes luminosas e imágenes de múltiples capas de la Patagonia, Ecuador, Afganistán, Tayikistán, Borneo, Argelia, India, México, los grandes desiertos estadounidenses y las Montañas Rocosas de Canadá.

Su enfoque en el cine documental es envolvente, físico, lírico, espiritual y psicodélico. Ha puesto su gran capacidad artística al servicio del planeta.

PRODUCCIÓN CINEMATOGRÁFICA

America del Sur : Andresa Nunes
Contact

America del Norte : Victorine Sentilhes
Contact

Varial Cédric Houin
Contact



Crédits

DIRECTOR CREATIVO, DIRECTOR Y CINEMATÓGRAFO Varial* Cédric Houin

PRODUCTOR Varial*Studio
DELEGADA DE PRODUCCIÓN Victorine Sentilhes
MÚSICA ORIGINAL David Drury
MÚSICA DEL SITIO WEB Ethnic Heritage Ensemble
SITIO WEB departement.ca











CONOZCA OTROS PROYECTOS DE VARIAL*, EL DOCUMENTAL GANADOR DE PREMIOS

Wakhan, un Otro Afganistán